Te aprecio mucho, pero…

no me reenvíes más emails, por favor.

Y te voy a aclarar el porqué:
No quiero que te ofendas por esto, pues me caes muy bien, eres una persona fantástica y quiero seguir siendo tu amigo. Además, me alegra recibir correos personales tuyos (no reenviados) y que me cuentes de tu vida y demás. Pero hay ciertas cosas que deberías saber antes de reenviar ese correo gracioso, esa alerta de virus, esa falsa petición de ayuda para un niño enfermo o ese “no rompas la cadena”.

  • Cuando reenvías un correo electrónico y no lo haces con copia oculta (CCO –BCC en inglés–), verás que aparecen todas las direcciones de correo electrónico de todas las personas a las que se lo han reenviado. Eso es un problema, pues los Spammers, esas personas malas que te inundan la bandeja de correo no deseado (spam), están ávidos por recolectar cuantas más direcciones de correo posibles por el mundo y se aprovechan de estos correos reenviados. Es por ello por lo que inocentemente estás propiciando que las cuentas de correo de tus mejores amigos se llenen de spam.
  • Habitualmente, las amenazas de virus tipo “si te llega un documento con el nombre tal no lo abras, que es el peor virus jamás creado” suelen ser mentira. Son bromas (de mal gusto) que circulan por la red. Normalmente, podrás estar tranquilo si tienes un buen antivirus actualizado, pero, si eres de los que no se fían, visita alerta-antivirus.es antes de reenviar el correo.
  • También la mayoría de los correos que hablan de niños enfermos, donativos, etc. suelen ser falsos. Da rabia que haya gente que juegue con esas cosas, pero es así. De todas formas, si tienes dudas, visita Rompecadenas y asegúrate de que ese correo electrónico que te llegó es falso.
  • Desconfía, además, de los que te regalan cosas (teléfonos móviles, etc.) o te dan dinero por sólo reenviar estos correos. Aquí también puedes echar un vistazo a Rompecadenas.
  • Mucha gente no lee su correo electrónico todos los días y, si te dedicas a reenviarle animaciones, pequeñas películas, documentos en PowerPoint o, simplemente, fotos, conseguirás llenarle la cuenta de correo y puede que mensajes importantes para esa persona sean devueltos al remitente.
  • Por todas estas razones te pido por favor que no me incluyas en la lista de contactos que utilizas para reenviar estos correos. Y también te pido que pienses que lo mismo que me ha pasado a mí contigo le puede estar pasando a otro amigo tuyo. Por eso te rogaría que, antes de volver a reenviar un correo, les preguntes a tus contactos si lo quieren recibir. Así tendrás al menos la conciencia tranquila.

Muchas gracias por ser tan comprensivo. Si esto también te ocurre en alguna ocasión, responde al correo electrónico que no quieras recibir pegando el siguiente texto:

Hola: Me encanta recibir correos tuyos, pero antes de que me envíes más emails, pásate por www.teapreciomucho.com Saludos.

Escríbe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *